LAGUARDIA
Alava (España)
1.401 hab
Zona vitivinícola: Rioja Alavesa (Rioja)
















En el siglo X, probablemente hacia el año 908, el rey navarro Sancho Abarca, levanta un castillo al norte del cerro que domina toda la comarca de lo que hoy es la Rioja Alavesa; su finalidad era la guarda y defensa de Navarra, acosada a veces por moros y castellanos. Nace así Laguardia con una fuerte función militar, respondiendo al talante guerrero de su fundador y a su peculiar misión defensiva que los reyes le asignaron y que ha determinado su carácter e historia.

El castillo de Laguardia sobre el que han escrito muchos autores, fue por su situación fronteriza uno de los principales del Reino de Navarra en los siglos XIII al XV; se mantuvo en pie hasta 1875, en que fue derrumbado para llevar a cabo pretendidas mejoras urbanas. Este castillo que debió ser uno de los más bellos de la zona, fue en muchas ocasiones residencia de los Reyes de Navarra. Al parecer, dentro de sus muros vio la luz Doña Blanca de Navarra, y en su castillo contrajo matrimonio en 1150 con Don Sancho "El Deseado" de Castilla. En el año 1164, Sancho VI, hermano de Doña Blanca, otorga el Fuero de Población a Laguardia, y la eleva al rango de villa, haciendo a sus habitantes hombres francos y libres concediéndoles diversos privilegios.

Sancho VII "el Fuerte" se propone fortificar no sólo el castillo, sino la villa entera, convirtiéndola en plaza fuerte y baluarte inexpugnable. Esta fortificación debió comprender todas las murallas que, partiendo del castillo de D. Sancho Abarca, circundaban toda la villa. Elevados y fuertes, de trecho en trecho, a distancia proporcionada, se alzaban unos torreones cuadrangulares salientes del muro, adornados con almenas y saeteras.

Laguardia queda marcada por su función castrense, de tal manera que su casco urbano se compone de tres calles longitudinales que a su vez se encuentran cruzadas por tres cantones. Existen otras dos calles menores paralelas a las principales,una calleja transversal que une las calles Mayor y Páganos, y una plaza rectangular en el centro.Todo ello delimitado por el recinto amurallado Esta muralla, tenía comunicación con el exterior a través de cuatro puertas. Debido al papel defensivo y al carácter militar de la villa, que por su situación se veía envuelta muy a menudo en contiendas de diferentes reinos, los habitantes de Laguardia se dividían en organizaciones barriales de carácter cívico-militar. A ellos correspondía la defensa de las murallas que rodeaban la villa. En un principio hubo cuatro, cada una de ellas estaba bajo la advocación de un santo. Santa Engracia; defendía la zona de muralla comprendida entre esta puerta y la de San Juan. San Juan; desde el Mercadal hasta San Juan. San Nicolás; Desde la puerta de mercadal hasta la puerta de Páganos. San Antonio; desde la puerta de Páganos hasta la de Santa Engracia. Hoy en día queda aún en Laguardia, como recuerdo de aquellas vecindades, la presencia de hornacinas que contienen imágenes de Santos, en las puertas de acceso a la villa. Posteriormente aumentaron las vecindades, y cada una quiso tener su propia imágen. Por ello también encontramos estas hornacinas con sus correspondientes Santos en algunas de las calles del interior. De las antiguas imágenes sólamente se conserva la de San Antonio Abad, recientemente restaurada y perteneciente al siglo XIII.

A lo largo de toda la Edad Media, a consecuencia de las luchas entre Navarros y Castellanos, Laguardia cambia repetidamente de dueño. En 1461 pasa definitivamente al poder de Castilla, y veinticinco años más tarde, Laguardia y sus aldeas se incorporan a la provincia de Alava y sus hermandades.

Unificada España en el siglo XVI bajo el poder absoluto de los Reyes Católicos, Laguardia pierde su importancia como plaza militar y deja de ser escenario de confrontaciones guerreras. Se vive una época de paz, que supone un engrandecimiento y riqueza de la villa, gracias al comercio del vino y a familias importantes que se asientan en el solar. Bonanza que se aprecia sobre todo en las nuevas construcciones de tipo palaciego. Las "cuevas" o bodegas familiares, caracteristicas de Laguardia son construidas a lo largo de este siglo. Laguardia podría ser recorrida casi en su totalidad por los pasillos subterraneos que conforman estas bodegas. Cada casa posee en su subsuelo la bodega correspondiente, cuyas medidas no se relacionan proporcionalmente con las de la casa a la que pertenecen; así existen casas enormes con bodegas pequeñas y viceversa. Su función principal ha sido la de guardar y conservar el vino en las condiciones que este precisa, aunque en determinados momentos de la historia hayan podido ser utilizadas como refugios, o "cuarteles" donde se conspiraba y se trazaban planos de guerra. A finales del siglo XVI, y durante parte del siglo XVII, toda esta zona se vió asolada por una epidemia de peste, las primeras noticias que se tienen acerca de ésta datan de 1564, pero posteriormente tuvieron lugar rebrotes severos de esta enfermedad, que diezmaron la población llegando a desaparecer incluso algunas de las aldeas colindantes.

Junto a sus vinos, Laguardia es mundialmente famosa por la espectacular arquitectura de sus bodegas.

ver Laguardia en Google Earth
(necesita tener instalado Google Earth)



BODEGAS CON ENCANTO

BODEGAS YSIOS (obra de Santiago Calatrava)
Laguardia

BODEGAS CAMPILLO
Laguardia


ARTADI-COSECHEROS ALAVESES
Laguardia


BODEGAS PALACIO
Laguardia


HEREDEROS DEL MARQUÉS DE RISCAL
ElCiego, a 3Km.

 

Ysios
CAMPILLO
PALACIO
RISCAL
Museo de la Cultura del Vino Dinastía Vivanco

El Museo de la Cultura del Vino de la Fundación Dinastía Vivanco ofrece un paseo por la historia y la cultura del vino, producto éste asociado a la mitología y la religión, con fuerte presencia social y cuya elaboración precisa, tanto en el campo como en la bodega, de trabajos que recogen la esencia de labores tradicionales.

Las visitas al Museo se realizarán obligatoriamente con reserva previa.


Se encuentra situado en Carretera Nacional 232 (Briones) a unos 14 Km de Laguardia.
GASTRONOMIA
Laguardia ofrece no sólo excelentes vinos sino también una excelente gastronomía notablemente influenciada por la huerta. Alcachofas, espárragos, puerros o cardos sirven de ingredientes para elaborar las recetas más típicas de la región, recetas que no dejan a nadie indiferente: Pimientos rellenos, Patatas con Chorizo o Truchas a la Riojana son algunos de sus platos más representativos, junto a ellos: el cordero y el cabrito, solomillo al vino de Rioja. Las chuletas de ternera a la riojana suelen ir acompañadas con pimientos asados, guarnición omnipresente en la mayoría de los platos riojanos. No es de extrañar, porque aquí la huerta los proporciona de excelente calidad.

Famosos, también, son el bacalao a la riojana, con tomate y pimientos frescos; el ajoarriero, al que a veces añaden marisco; el bacalao en tartera, guisado con ajo y vino blanco. El besugo a la riojana es una especialidad en el que el pescado frito en rodajas se aliña con pimientos secos y ajo.

¿dónde comer?
 
   
ac enoconsult - consultores vitivinicolas
www.enoconsult.net    main@enoconsult.net