EPERNAY
Marne (Francia)
26.000 hab
Zona vitivinícola: Champagne












Epernay es la capital del Champgane, se encuentra situada entre el río Marne a pocos kilómetros de la bella ciudad de Reims, esplendor del arte gótico. Es una ciudad florida, “una flor”, que se halla en el cruce de las rutas turísticas de este vino, que atraviesan las zonas de producción de más calidad y más conocidas. Epernay es una isla en medio de un mar de viñedos. La fiesta patronal es la de San Eloy, que se celebra el último fin de semana de julio.

En Hautvillers, un pueblo pequeño al lado de Epernay, se encuentra la abadía benedictina en la que Dom Pérignon ejerció durante 47 años las funciones de cillerero- siglo XVII. Según la tradición, se le ocurrió mezclar uvas procedentes de cepas diferentes, consiguió "controlar" el proceso de fermentación y logró de forma accidental un vino claro con burbujas persistentes: el "champán".

El corazón del viñedo, con sus 30.000 hectáreas de producción, late en Epernay. Antiguamente la región no era más que un amplio terreno pantanoso lleno de abrojos con espinas, lo que explica el primitivo nombre de la ciudad, Sparnacum (el radical “Sparn “ significa espina y el sufijo “acum” aporta una idea de colectividad). Durante “la paz romana”, se realizaron importantes trabajos de drenaje de las aguas estancadas, dejando un lugar más habitable. La ciudad de Epernay fue fundada en el siglo V por los curtidores instalados en el arroyo/río Cubry, cuyas aguas ayudaban en el tratamiento de las pieles. En el año 1024, la ciudad pasó a manos de los Condes del Champaña.

En 1284 la Champaña se une al reino de Francia por la boda de Felipe IV el Hermoso con Juana de Champaña. En 1515, Francisco I que acababa de ser coronado rey, dona el señorío de Epernay a su madre Luisa de Saboya.

Desde su fundación, la ciudad fue destruida en varias ocasiones, saqueada y quemada más de 24 veces. Fue gravemente dañada durante la Primera Guerra Mundial. Esta guerra provocó una sangría que acabó con dos tercios de la población. En 1940, Epernay es de nuevo bombardeada y ocupada por la armada alemana hasta su liberación, el 28 de agosto de 1944, por los hombres del general americano Patton. Por estas razones, Epernay no conserva más que unos pocos vestigios de su pasado, solamente la puerta de San Martín y la fachada de la casa de Luisa de Saboya, que datan del siglo XVI, y además quedan hermosos palacetes particulares del siglo XIX. Epernay es una ciudad dinámica donde la economía está marcada por el sector agro-alimentario y particularmente, por el champán.

Esta ciudad presume de tener el ingreso per cápita más elevado de Francia. Dicen que beber champán en Epernay es como escuchar a Mozart en Salzburgo.

ver Epernay en Google Earth

(necesita tener instalado Google Earth)

AVENUE DE CHAMPAGNE
Recorrer Epernay comenzando por la avenida del Champagne, bien denominada "camino real del Champagne", es una buena elección. Por ese sendero se suceden importantes firmas que muestran la espectacularidad de sus mansiones y la belleza de sus interiores:
Moët & Chandon, Pol Roger, Besserat, H. Martel & Cie., Heidsieck & Co., Mercier y Perriet Jouët.
BODEGAS CON ENCANTO


GASTRONOMIA
En Epernay se elaboran suculentos platos a base caracoles, chocolate, foi grass, quesos.
La influencia de la cocina borgoñesa es bastante notable.
 
   
ac enoconsult - consultores vitivinicolas
www.enoconsult.net    main@enoconsult.net